Servicios

Decisiones que debes tener en cuenta

TAMAÑO

La mayoría de las veces los clientes ya vienen con una idea de tamaño para su tatuaje, aun así es importante la opinión del tatuador, pues éste sabe qué tipo tatuajes se ven bien grandes o pequeños; por ejemplo los tatuajes que llevan muchos detalles deben tener un tamaño considerable para evitar que se vean como una mancha.

ZONA

Todas las partes del cuerpo pueden ser tatuadas, pero de acuerdo a la zona el dolor puede incrementar o disminuir, las zonas visibles como las manos o el rostro suelen ser zonas de profunda meditación, pues aunque es decisión de cada individuo hacerlo o no, puede acarrear situaciones sociales negativas para quien lo lleve.

DOLOR

Los tatuajes son realizados por una máquina que atraviesa la piel muchas veces por segundo, entre 50 y 3.000 por minuto aproximadamente, ésta a su vez va dejando un pequeño punto de tinta bajo la epidermis. Al inicio del tatuaje se puede producir un pequeño dolor mientras la piel se acostumbra a la sensación; existen lugares del cuerpo que son más sensibles como por ejemplo, al interior de los brazos y los muslos, las zonas en las que hay huesos como codos, tobillos, espina dorsal y la caja torácica, entre otras. Aun así, la tolerancia al dolor depende de cada persona, ya que, unas aguantan más que otras, finalmente la experiencia y técnica del tatuador hacen la diferencia, el manejo que le dé a la máquina y la presión ejercida en la piel serán o no causa de dolor.

¿ES PELIGROSO?

Las probabilidades de peligro se centran en la higiene, de allí la importancia de asistir a estudios profesionales que garanticen las condiciones de higiene que la ley estipula, tanto en el estudio y el tatuador como en la esterilización de los elementos.

Así mismo, es importante informarle al tatuador si se sufre de alguna alergia; no es bueno acudir a la sesión bajo efectos del alcohol, teniendo en cuenta que éste funciona como vasodilatador, lo cual puede ser peligroso y doloroso. Por tanto no es prudente tatuarse bajo el efecto del alcohol o sustancias psicoactivas; personas Hemofílicas, Epilépticas, Diabéticas, con enfermedades de la piel (hongos, herpes, etc.), portadores de Hepatitis, Tuberculosis, Seropositivos, etc. y alergias de cualquier tipo no pueden tatuarse

Antes de tatuarte busca un estudio profesional en donde te garanticen altos niveles de higiene y calidad, debes estar consciente de pagar un precio correcto por un tatuaje, ya que, vale la pena hacerlo; se trata de tu salud y de algo que llevaras para toda la vida.

Blackwork

Los tatuajes en negro o blackwork, como su nombre lo indica, usan tinta negra para cubrir fragmentos de piel enteros con ese color. A su vez, mezclan este efecto “pintado de negro” con figuras geométricas complejas, centrándose en el flujo del diseño y del cuerpo. Algunos lo llaman neo tribal porque muchas veces toman figuras tradicionales polinesias y las mezclan con artes visuales, más modernas.

Geométricos

Otro de los estilos que se puso de moda últimamente. Suelen ser negros pero también se puede usar color: lo más importante es la forma. Se realizan con líneas y formas geométricas limpias y simples. Los dibujos tienen influencia de culturas indígenas, espirituales y tribales, patrones de la naturaleza y la ciencia, formas arquitectónicas y símbolos con raíces en la alquimia (algunos ejemplos comunes: triángulos, lunas, el símbolo de la piedra filosofal y flechas).

Dotwork o puntillismo

Los tatuajes de puntillismo son imágenes creadas con miles de pequeños puntos tatuados en las zonas en las que normalmente se usaría sombra o bloques de color. Mayormente se hacen con tinta negra o gris, aunque pueden incluir algo de color. Requieren mucha paciencia, talento y precisión porque hacerlos lleva mucho tiempo. Entre las temáticas o conceptos más comunes dentro de este estilo están la geometría y los retratos. Esta técnica es muy elegida para tatuajes religiosos y espirituales (como los mandalas, por ejemplo).

Trash Polka

Este estilo creado en el 2014 por Buena Vista Tattoo en Alemania de la mano de Simone Plaff y Volko Merschky, fue definido por ellos mismos como una mezcla de “realismo y basura”: lo natural y lo abstracto, el pasado y el futuro. Básicamente es una mezcla de contrastes en armonía. Este dinámico collage combina formas geométricas, manchas de pintura, siluetas o retratos, espacios vacíos formando figuras, brochazos, líneas sueltas y letras, siempre contrastando el negro y el rojo. Orden y desorden, realismo y manchones si sentido hacen que estos originales tatuajes tengan mucho impacto (está pensado para eso, así que si buscas un tatuaje chiquito y delicado, esto no es para ti).

Realismo fotográfico

¿Cómo saber si un tatuaje de estos está bien hecho? Porque parece una foto, es decir, se asemeja lo más posible a la realidad. Para lograr esta técnica los tatuadores pasan muchas horas elaborando el tatuaje en la piel de la persona porque dividen la creación en varias sesiones largas y muchas veces tienen que volver a tatuar zonas que ya fueron pintadas para difuminar y darle varias tonalidades y profundidad. Estos son los tatuajes en los que se usan más tipos de agujas diferentes y cada una cumple una función específica: para dar sombra, trabajar los contornos y los bordes o para rellenar o colorear la piel a gran escala.

Realismo abstracto

El realismo abstracto combina la fuerza que transmiten las líneas, los colores y las texturas del arte abstracto con la perfección del hiperrealismo. Este estilo se inspira en la corriente artística que acuñó el término y los lineamientos de su práctica en la primera mitad del siglo XX. Las imágenes plasmadas buscan situarse a medio camino entre la realidad y la fantasía, el mundo consciente y el de los sueños.

Acuarela o Watercolor

Nos cansamos de ver este estilo en los últimos años. Este tipo de diseños parecen hechos con un pincel más que con una aguja. Se caracterizan por sus colores y la forma en que están plasmados en la piel: fusionados de manera “acuosa”, mostrando la transparencia clásica de las acuarelas. Es importante que si te quieres hacer un tatuaje de este estilo, busques un artista que se especialice en watercolor porque no es una técnica fácil de lograr. También es importante prestarle atención a la calidad de las tintas. Claro que estos consejos son válidos para cualquier tatuaje, pero como el watercolor juega con las transparencias y no está delimitado por líneas negras definidas, tiende a desvanecerse con el tiempo más fácilmente que otro tipo de trabajos.

Old School

Norman Collins (conocido como Sailor Jerry) tiene fama de ser el primer tatuador occidental en aprender de los grandes maestros japoneses de la disciplina. La técnica combina colores vívidos e iconografía cercana al mundo de los marineros (anclas, barcos, botellas de licor, sirenas, golondrinas, etc.) o con el imaginario estadounidense (águilas americanas, cherokees, etc.), aunque no exclusivamente. Esta técnica sigue reglas estrictas de diseño que la hacen fácilmente identificable: una paleta de colores limitada pero con tonos vivos (negro, rojo, amarillo, etc.), líneas negras gruesas, precisión inmaculada e imágenes nítidas bidimensionales.

Neo tradicional

Como el nombre lo indica, los tatuajes neo tradicionales son una versión moderna de los old school. Considerando que estos últimos alcanzaron su mayor popularidad en los años 50, es natural que los artistas modernos aporten nuevas técnicas y perspectivas al género. Este estilo es leal a su predecesor en muchos aspectos como los colores vivos y las líneas gruesas negras. Sin embargo, suma mayor tridimensionalidad gracias a los degradados, tinta blanca y de otros colores e incluye diseños que no necesariamente están vinculados a temáticas tradicionales.

New School

Si los tatuajes tradicionales están en un extremo, los new school están en el otro. Este estilo tiene colores brillantes en una gama de variedad amplísima (una cachetada de color, bah), mucho contraste, degradados, sombras y efectos de volumen. Su inspiración principal es la estética grafiti. Entre sus diseños destaca lo contemporáneo y fantástico. Sin embargo, usan las líneas gruesas negras para delimitar los diseños como en el old school (si no estuvieran, serían tatuajes “full color”, no nueva escuela).

Celta y maorí/polinesios

Si bien son tatuajes con orígenes distintos, se enmarcan dentro de lo denominado “tribal”. Unas de las más viejas formas de tatuajes se originaron en las culturas polinesias, una forma de arte espiritual practicada en islas como Nueva Zelanda, Hawái y Samoa. Los tatuajes eran usados para contar la historia de la persona con símbolos geométricos y patrones que tenían significados específicos aunque no hay información 100% fidedigna (los simbolismos que se conocen hoy son interpretaciones históricas o suposiciones). Los clanes de la Polinesia son muy reservados en cuanto al simbolismo de su arte que tiene mucho que ver con cuestiones religiosas, filosóficas y culturales, así que en occidente básicamente se hacen solo con fines estéticos.

Ilustración

Cuando Alien, la película de Ridley Scott de 1979 llegó a los cines, la gente quedó fascinada con su estética. De hecho, el diseño de alien movió tanto el piso que inspiró una nueva forma de tatuaje: biomecánico. Los tatuadores crean imágenes que combinan anatomía real humana con maquinaria que funciona adentro del cuerpo, en una cruza entre la tecnología y la naturaleza: la fusión de pistones metálicos con tendones y músculos.

Check available booking dates